¿Cómo mejoré mi organización? Parte I: casa

May 21, 2020

Con el COVID-19 o corona virus le he dedicado mas tiempo a escribir y me enfoqué en algo que en el diseño de los espacios puede ser un gran tema: El orden. Y que yo personalmente lo relaciono mucho con el diseño.

Debido a que este tema es extenso, lo he dividido en partes –y que aún es un work in progress-.

Esto para mi siempre fue un tema complicado de tratar que, con el tiempo y la ayuda de herramientas y rutinas, hicieron que mi desorden en el plano físico y mental se convirtiera en un lindo cardboard digital, relucientes carpetas en el ordenador y archivos nombrados correctamente, hasta con cajones de ropa ordenados y un escritorio libre de basura visual innecesaria. ¿Cómo llegue a eso? y ¿Cuál era el fin?, entre una de muchas, mejorar mi productividad y perder – cada vez- menos el tiempo.

El ser desordenado es algo que le cuesta a todos los que lo son; reconocerlo, quizá por vergüenza o simplemente porque no te has dado cuenta, pero si, yo fuí una persona desordenada y que actualmente se encuentra rehabilitada o en proceso al menos. Sí, probé demasiadas técnicas para cambiar el mal hábito, aunque yo siempre fracasaba o no cumplía el mínimo de los 90 días para que se formara el hábito.

Spoiler, Marie Kondo fue mi co-piloto en esta hazaña que al fin logré dominar.

En 2018, mientras estaba en mi escritorio y analizaba la cantidad de basura visual que tenía, comencé a pensar cuánto de lo que tenía encima servía y si simplemente era una especie de acumulador y utilizaba mi escritorio como un  mueble -en su comienzo temporal- para cosas que tenían su propio lugar. El resultado de mi análisis fue crítico, un 20% de la ocupación de mi mesón de trabajo eran papeles sueltos, libros, cables, vasos usados y la otra elementos que simplemente no debían estar ahí. Esto recién comenzaba ya que solo era mi escritorio, luego venía mi ropero, mis cajones, mi computador, mi correo, etc. Sabía que algo debía cambiar y hacerme cargo de una vez por todas.

 

Marie Kondo, el inicio a una vida en orden.

 

Como buen consumidor de Netflix, y en mis tardes misceláneas y de relajo con mi pareja, en mi investigación exhaustiva de programas random, me encuentro con el reality de “Marie Kondo: A ordenar”. No lo niego, tomé con gracia su programa, con estilo un poco reality americano, donde -Marie- va a casas y analiza el comportamiento de las personas dentro del espacio, cómo disfruta el espacio y que está haciendo mal para disfrutarlo plenamente. Ahí es cuando uno presta atención, más allá de las críticas a la forma de realización del programa, va a un punto clave que es en diseño la usabilidad  o la experiencia de uso de tus cosas en la vida personal. Entrega Tips excelentes de manera didáctica para la organización dentro de una casa de lo Macro a lo micro. En un par de semanas y sin darme cuenta estaba ordenando todo al estilo Kondo. 

 

Cajones en orden, escritorio en orden, ¿Será aplicable a otras áreas?, rotundo ¡Sí!.

 

Los cajones son solo una parte de todo lo que debía mejorar en cuanto al orden, pero es posible aplicar la técnica que aprendí de un programa en el orden de tu casa, a todo lo demás. La idea de ordenar los cajones, no era solo ordenarlo, sino que este orden se mantuviese por un tiempo infinito -o sino prolongado al menos-, qué era lo que yo deseaba lograr. Organizar por color, forma, pieza, tamaño, cajas, dentro de cajas, etc. Era totalmente aplicable a otras áreas, ya que solamente debes seguir la misma lógica que habías aprendido y que poco a poco te fuiste acostumbrando en el plano físico. Es así como en un proceso que tardó un par de meses, lo fui dominando y el cual rindió frutos, ya que me sentía mucho más a gusto al estar en los espacios y hasta en el proceso más simple de abrir mis cajones no me daba estrés escoger una camiseta o buscar mis guantes de nieve. 

Así mismo, con el orden puedes reducir la ansiedad y estrés, como también dejar de perder tiempo valioso en tu vida diaria y aprovecharlo en otras formas, ya sea trabajando en lo que te gusta, compartiendo con tus amigos,  familiares o simplemente  haciendo nada. 

Si deseas partir por algo, te recomiendo que partas por tus cajones o armario. Puedes seguir estos consejos que yo mismo realicé y me funcionaron. Puedes intentar agregar otros, pero para mí estos son los basics

Dedícale un día entero o al menos medio día a esta tarea. La idea es que cuentes con el tiempo suficiente  en ordenar lo que deseas.  

1.- Parte por lo simple, tus cajones.

Todo lo que tienes en tus cajones viértelo encima de un lugar limpio, luego tómalo, dóblalo (en caso de la ropa) y vuelve a guardarlo. Eso sí, solo guarda nuevamente lo que realmente usas o quieres conservar, lo demás deséchalo. Existen muchos lugares donde puedes reciclar tu ropa usada o si está en buen estado, la puedes donar. Es más, la mayoría de las cosas lo puedes reciclar. 

2.- A veces debes tirar lo viejo para dar paso a lo nuevo.

En todo orden de cosas, esto es así. Yo tuve que deshacerme de mis primeros trabajos de la universidad y botar lápices que eran mis favoritos pero que ya no funcionaban. No es Fácil, pero después te das cuenta que no los necesitabas y que cuentas con más espacio para los nuevos.

3.- Intenta ordenar lo más fácil o no con tanto sentimentalismo

A veces debes tirar las cosas que tienen un valor sentimental fuerte, por los cuales puedes perder mucho tiempo en la decisión. Como consejo, enfócate solamente en lo que tienes claro que debes eliminar. Lo doloroso déjalo para el final o dedícale otro día, mientras tanto, apártalo de lo que ya tienes ordenado hasta que sepas que harás. Intenta no dejarlo para otro día, sino para el final de la jornada de orden.

4.- Ordena con alguien: con tu pareja, novio, amiga, hijo.

De verdad que se hace un proceso agradable y te pueden ayudar con la toma de decisiones. ¿No sabes si botar esa camiseta que tiene hoyos, o ese pijama regalon?, pregúntale a la persona que te esta ayudando, te puede dar una buena idea de que hacer. Aparte, pueden recordad los buenos momentos en una instancia como esta.

5.- Si necesitas un cambio en tu vida, ordenar y deshacerse de cosas puede ser el principio.

Esto es algo muy personal, pero que de verdad te hace sentir mucho mejor. Por ejemplo, estas tratando de dejar algún mal habito como por ejemplo: fumar. Sentir que tu vida se encuentra en orden y darle un sentido de nuevo comienzo con el orden puede ser algo que mantenga tu espíritu en alto, con las ganas y motivación al ver que tu puedes cambiar lo que tú decidas cambiar y no claudicar en el intento. 

Esos son algunos de mis consejos en esta, la primera parte, de la serie que he estado escribiendo. Espero que te ayude y si te ayudó, comparte este articulo con tus amistades.  

*El neologismo usabilidad​​ se refiere a la facilidad con que las personas pueden utilizar una herramienta particular o cualquier otro objeto fabricado por humanos con el fin de alcanzar un objetivo concreto. ​ 

 

Marie Kondo: A ordenar (Tidying up)